El Genuino Blog de Esgalla

Toda la verdad acerca del retargeting en seis minutos

Hoy te hablamos sobre uno de los grandes desconocidos del marketing digital: el retargeting. Te explicamos qué es, para qué sirve y cómo funciona.

Retargeting

Existen ciertos temas en el mundo del marketing digital que, si bien aparecen en boca de todo el mundo, no siempre son del todo comprendidos. Ejemplos de esto hay miles, desde el inbound marketing hasta la compra programática; pero hoy decidimos centrarnos en uno sobre el que nunca hemos hablado en este blog y ya es momento de tocar: el retargeting.

El retargeting es uno de los grandes olvidados del marketing digital, no sabemos si es porque parece una palabra en inglés inventada por un español que no sabe inglés (agregarle el “ing” al final de una palabra es tan inglés como agregarle “inho” para hablar en portugués, todo el mundo lo sabe) o por qué será, pero la realidad es que es un término que no goza de toda la fama que debería, sobre todo si consideramos los enormes beneficios que puede ofrecernos. Por eso, para hacer un poco de justicia, hoy voy a escribir uno de esos artículos coña*o de teóricos que solo se hacen más amenos gracias a una ingente e ilógica cantidad de GIFs animados sin sentido. Empecemos!

Retargeting

Lo de “empecemos” era por lo de los GIFs, no por el artículo.

¿Qué es el retargeting?

Si jugamos a averiguar el origen etimológico de una palabra (como si este artículo no pudiera ser más coña*o, no?) podemos dividir a la palabra retargeting en “re”, que significa repetición, “target”, que en inglés significa objetivo, e “ing” que es la terminación que se utiliza para el presente continuo en inglés. Así, vemos que retargeting significaría algo así como “volver a elegir a un objetivo como objetivo”, y la definición no puede ser más exacta.

Básicamente el retargeting consiste en una técnica de marketing digital que muestra anuncios de publicidad online a usuarios que ya visitaron tu sitio web anteriormente. Como verás, la diferencia crucial entre esta técnica y la publicidad tradicional es que esta basa su accionar en el público objetivo al que apunta, pudiendo ser todo lo demás (mensaje, imágenes, canales, etc) exactamente los mismos (aunque no deberían ser los mismos, claro está, ya que el retargeting nos permite comunicarnos sin tener que presentarnos ;D).

 

¿Para qué sirve el retargeting?

Retargeting

Ok, no compró, pero algo me dice que aquí el retargeting no funcionaría.

Para entender la utilidad del retargeting es necesario entender que solo el 2% de los usuarios que visitan por primera vez una web realizan una conversión. Esto significa que 98 de cada 100 personas van a entrar a tu sitio, lo van a recorrer y después se van a ir sin comprarte nada (el “estoy mirando” de toda la vida, solo que en versión digital). El retargeting busca que ese 98% (o la mayor cantidad posible de ese 98%) vuelva a tu sitio para, finalmente, realizar la conversión que tanto deseamos. Pero la utilidad real no es solo esa, sino que aparte el retargeting te garantiza que estarás invirtiendo en publicidad que apunta únicamente a gente que tiene un interés en tu marca o producto, o que en algún momento pudo tenerlo, lo cual es un paso gigante en comparación con otras formas de publicidad online que apuntan a un target mucho menos específico.

 

¿Cómo funciona el retargeting?

El funcionamiento del retargeting es mucho más sencillo de lo que cabría esperar. El pilar de esta técnica son las cookies que nuestro sitio web almacena en el ordenador de nuestros visitantes, ya que gracias a estos pequeños archivos podemos “perseguirlos” a donde vayan y ponerles un anuncio nuestro delante de su cara cada vez que entren a cualquier lugar (que trabaje con la plataforma de publicidad con la que anunciemos nosotros, claro está).

Existen maneras más sencillas de borrar las cookies aunque, a decir verdad, igual de efectivas.

Estos anuncios solo se muestran cuando ven que el usuario tiene una cookie de nuestro sitio guardada en su sistema, por lo que si, por ejemplo, el usuario borrara todas las cookies de su ordenador, quedaría exento de poder ver nuestros anuncios (aunque la realidad es que son muy pocos los casos en los que el borrado de cookies de un usuario justo se solape con tu campaña de retargeting).

ACLARACIÓN: cuando hablamos de cookies, en este caso no hablamos de las cookies genéricas que almacena tu sitio en el ordenador de tus visitantes, sino de unas cookies que solo se generan cuando un usuario visita una página que tenga un “pixel de retargeting” (este pixel de retargeting es un pequeño pedazo de código que se coloca de forma muy sencilla en nuestra web). ¿Esto qué significa? Que podemos establecer esa línea de código solo en una página determinada de nuestro sitio y mostrar nuestros anuncios solo a aquellas personas que hayan visitado esa página en particular. ¿Para qué sirve eso? Te lo explico en el siguiente punto.

 

¿Para qué sirve eso?

Volviendo al tema en cuestión, el hecho de poder definir cuáles son las páginas que queremos que generen la cookie en cuestión es útil en dos sentidos principalmente:

  • Nos permite contactar con personas que tuvieron un comportamiento específico en nuestra web, como aquellos usuarios que agregaron un producto al carrito pero no terminaron la compra, o aquellos otros que tampoco realizaron una compra pero se dieron de alta en nuestro newsletter. Haciendo esto podemos evitar contactar a usuarios que tal vez hayan visitado nuestra web pero que no tengan un interés real en nuestros productos.
  • Si nuestro sitio web vende productos de diferentes categorías, podemos mostrar anuncios específicos de la categoría que el usuario haya visitado.
    Para entender mejor esto supongamos que tenemos una web donde vendemos cosas de pesca, y que un usuario entro a la sección de “cañas de pescar” de nuestro sitio. Si establecemos una campaña sobre cañas de pescar solo para los usuarios que hayan visitado esa sección va a ser mucho más exitosa que si también se la mostramos a usuarios que visitaron solo la opción de “barcos de pesca” ¿Se entiende? La idea es ofrecer a un usuario que ya está interesado en nuestra marca el producto por el que ya ha demostrado un interés.

 

Todo muy lindo, pero ¿cuál es el truco?

retargeting

Oh por dios, ¿cuál es el truco, maldito humano?

No necesariamente haya un “truco” detrás del retargeting, pero sí es verdad que existen ciertas cosas que debes tener en cuenta si piensas poner en marcha una campaña de este tipo.

El retargeting funciona mejor dentro de una estrategia digital más amplia.

Que sí, que el retargeting es una pasada, pero funciona mejor cuando se lo combina con el inbound y el outbound marketing. Las estrategias que incluyen marketing de contenido y AdWords, por ejemplo, son geniales para impulsar el tráfico, pero no ayudan con la optimización de la conversión. Por el contrario, el retargeting puede ayudar a aumentar las conversiones, pero no puede atraer nuevas personas a tu sitio. La mejor manera de alcanzar el éxito es combinar técnicas que lleven tráfico a tu sitio con campañas de retargeting que te permitan aprovechar al máximo ese tráfico.

Como con todo en la vida, no te pases

No seas pesado. Según algunos estudios, aparecer entre 7 y 12 veces en un mes frente a un usuario es el ratio perfecto para generar atracción sin ser un pensado. Está buenísimo poder decirle a tus visitantes “¡Oye! ¿Te acuerdas de mi? Pásate de nuevo por mi web!”, pero la realidad es que si lo haces todos los días, vas a terminar quemando a tus potenciales compradores, por lo que el consejo se repite: no te pases.

Al retargeting hay que currárselo

Si por algún motivo has entendido a lo largo de este artículo que aplicar técnicas de retargeting es simplemente poner un código en tu web, publicar un anuncio y esperar a que te lluevan las ventas, has entendido todo mal, joven padawan. Como todo en el mundo del marketing, el retargeting necesita trabajo, análisis y mediciones para saber qué está funcionando y qué no. Debes entender que, como casi cualquier otra cosa en la vida, si no pones una buena dosis de esfuerzo en el retargeting, probablemente vayas a perder mucho más dinero del que vas a ganar.

 

Hasta aquí llegamos con este artículo, si te ha servido no dudes en compartirlo y comentar algo más abajo. Y si quieres seguir recibiendo noticias sobre nosotros, date de alta en nuestro newsletter y alégrate la vida con cada nuevo mail nuestro (?).

Gabriel de Donato

Redactor y creativo publicitario, especialista en SEO y en marketing de contenidos. Amante del fútbol y la música, paso gran parte del día desarrollando estrategias de supervivencia para el más que probable apocalipsis zombie.
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información