El Genuino Blog de Esgalla

¿Qué elementos debe tener la landing page perfecta?

Analizamos en profundidad la landing page perfecta. ¿Qué debe y qué no debe tener la aliada por excelencia de nuestras conversiones?

Landing page cover

No son pocos los que cada vez que escuchan el término “landing page” afirman con la cabeza con la absoluta seguridad de quien sabe que no sabe nada, mientras por dentro pregunta “¿El qué?”, y es por eso que hoy decidimos hablar un poco sobre qué es una landing page, para que sirve y cuáles son los componentes que debería tener para alcanzar el éxito.

Vamos por partes: The Esgalla Institute, con sede en A Coruña City (¿?), define el término landing page como aquella primera página de una web a la que llega el usuario proveniente de otro sitio. Bajo este parámetro, si el usuario entra a tu web por la portada, ésta última sería la landing page, aunque en la mayoría de los casos estas páginas son una extensión de un banner o anuncio publicitario. Es sobre este tipo de páginas de aterrizaje sobre las que nos vamos a explayar hoy.

Ahora vamos a la segunda pregunta, ¿para qué sirva una landing page? Este tipo de páginas tienen como única finalidad realizar una conversión. De esta manera, todos los elementos que la componen buscarán atraer al visitante de forma tal que lo lleven a comprar lo que estemos vendiendo, contratar el servicio que estemos ofreciendo, completar el formulario que hayamos colocado o cualquier conversión que nos hayamos impuesto para esa landing page.

Ahora bien, ¿Cuáles son estos elementos? En principio, toda landing page que se precie debe contar con un título y un subtítulo, la propuesta, una llamada a la acción, un formulario de conversión y una segunda oportunidad.

 

El título

Claro, conciso y atractivo. Es el primer impacto que va a recibir el visitante acerca de tu propuesta, así que debes lograr que quiera leer más al respecto.

En función del SEO, este título debe estar etiquetado como H1 y no debes olvidar redactarlo en función del posicionamiento orgánico: analiza cuál es la mejor palabra clave y asegúrate de que se encuentre en el título

Título grande, atractivo y con un mensaje claro (excepto si no sabes inglés, en cuyo caso tan claro no es)

 

 

El subtítulo

Tiene un funcionamiento dual: por un lado es una ampliación del título, en el que se empieza a definir mejor la oferta. Por el otro, funciona como introducción a la propuesta en sí.

Debe también contener la palabra clave, y en este caso la etiquetaremos como H2.

subtítulo landing page

El subtítulo en el recuadro azul sirve como transición del título hacia la propuesta.

 

 

La propuesta

Si no le cuentas a tu visitante que es lo que estás ofreciendo jamás te lo va a comprar.

Céntrate en los beneficios, si vendes una silla no le digas a la gente que tiene cuatro patas y un respaldo, háblales de lo cómodos que se van a sentir al sentarse.

Asegúrate de no extenderte demasiado (en este caso menos es más), de dividir el texto en párrafos cortos y de resaltar las palabras más importantes en negrita a fin de favorecer la lectura superficial del mensaje (recuerda que no nos importa que lean todo, nos importa que lean lo suficiente como para querer hacer una conversión).

Utiliza una imagen potente como apoyo a la propuesta. Asegúrate de que esté bien iluminada y no muy cargada de elementos.

Por último, no olvides incluir también la palabra clave a fin de favorecer el SEO de tu landing page, tanto en el texto como en el atributo ALT de la imagen.

la propuesta de la landing page

Si bien la propuesta puede ser un poco larga, el hecho de dividirla con títulos en negrita nos permite saber de qué trata todo el texto solo leyendo los titulares.

 

 

La llamada a la acción

También llamado Call to action o CTA, es el mensaje que le dice al visitante lo que debe hacer. Asegúrate de que sea un botón con letras claras (y moderadamente grandes) y esté en la parte superior en el diagrama de tu landing. Si le metes algunas modificaciones sutiles (como el cambio en la tonalidad cuando el puntero pasa por arriba, por ejemplo) resultará más impactante y atractivo.

Utiliza un mensaje corto e imperativo: “Contáctanos ahora”, “Compra ya” o similares siempre funcionan. Opciones como “última unidad”, “por tiempo limitado” o cosas por el estilo, si bien nosotros nunca las hemos probado, hemos leído que también funcionan muy bien.

Si bien el usuario va a pasar el 80% de su tiempo en tu landing en la parte superior de la misma, haz que el botón de CTA sea flotante y esté siempre presente, incluso si el usuario decide hacer scrolling. De esa forma no perdemos visibilidad ni siquiera en el 20% del tiempo restante 😉

call to action landing page

Si el «Download now» no te dice lo que tienes que hacer, nada lo hará

 

 

El Formulario

Aquí aplica más que nunca el “menos es más” que nombramos antes. Un formulario largo y complejo dinamita tus posibilidades de lograr la conversión, después de todo si le vas a vender una flauta travesera ¿para qué quieres su tipo de sangre?: nombre, mail, teléfono, campo para escribir lo que quiera el usuario y punto, lo demás en general sobra.

 

formulario en landing page

En el caso de los formularios, siempre menos es más

Segunda oportunidad

Existen situaciones en las que un usuario no puede/quiere/se decide a comprar lo que le estamos vendiendo en ese momento, por lo que en ese momento nuestra misión es lograr que lo compre más tarde.

Una buena manera de lograrlo es colocando accesos a nuestras redes sociales a fin de que, una vez que el usuario comience a seguirnos en alguna de ellas, podamos influenciarlo (o incluso nuestros seguidores) para que genere, finalmente, la tan ansiada conversión.

Segunda oportunidad en landing page

El cierre de la landing con las redes sociales es ideal para buscar la segunda oportunidad. Si por otro lado te estás preguntando si de verdad existe una página que vende el servicio de lavarte la ropa, comprarte condones y máquinas de afeitar a tíos que están tan ocupados que no pueden encargarse de eso… sí… es real

 

 

¿Algo más?

Algunas otras cosas que pueden estar en tu landing, pero que no son estrictamente necesarias, son testimonios de otros usuarios y/o vídeos. Estos elementos pueden ayudar a convencer al usuario de generar la conversión, pero recuerda incluirlos solo si son útiles, caso contrario mejor obviarlos.

 

 

Esperamos que este artículo te ayude a desarrollar la landing page perfecta para tu negocio. Si te ha gustado el artículo compártelo y ayuda a otras personas a que sus landing sean tan efectivas como lo será la tuya 😉

Gabriel de Donato

Redactor y creativo publicitario, especialista en SEO y en marketing de contenidos. Amante del fútbol y la música, paso gran parte del día desarrollando estrategias de supervivencia para el más que probable apocalipsis zombie.
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información