El Genuino Blog de Esgalla

Publicidad subliminal, ¿Qué hay detrás de todo el humo?

Hoy analizamos a la publicidad subliminal, una técnica con mucha mentira, y como bonus te mostramos una publicidad subliminal hecha por nosotros mismos.

Publicidad subliminal

Desde que tenemos uso de razón oímos hablar de mensajes subliminales bajo todo tipo de teorías conspirativas, desde el gobierno estadounidense para fomentar el pensamiento pro-belicista, hasta Popeye en la década de los 30 para aumentar el consumo de espinaca, siempre aparentemente con resultados increíblemente elevados, pero… ¿es realmente esto así? Y yendo a lo que nos compete… ¿existe la publicidad subliminal?

Vamos por partes, porque la realidad es que hay mucho humo en esta historia y un nivel de exageración que sería más propio del fantástico, increíble y multisensual (?) redactor de este blog, que de científicos o supuestos investigadores de la materia. Primero podemos decir que sí, que existe la publicidad subliminal, o por lo menos que existen quienes intentan ponerla en práctica. Otra historia es que esa puesta en práctica genere resultados tangibles.

La publicidad subliminal nace en la década del 50, cuando un tío llamado James Vicary puso mensajes subliminales de «¿Tienes hambre? Come palomitas» y «¿Tienes sed? Toma Coca-Cola» en una película que se proyectaba. ¿Cómo lo hizo? poniendo un fotograma cada más de 14 fotogramas por segundo, ya que a esa velocidad nuestros ojos no pueden distinguirla, pero nuestro cerebro sí.

Al finalizar la película, la historia dice que Coca-Cola aumento sus ventas un 20% ese día y que el dueño del local de las palomitas cambió el coche esa semana gracias a un aumento del 60% de las ventas, un aumento algo exagerado para un mensaje que ni siquiera percibimos conscientemente ¿no? Efectivamente, un análisis posterior demostró que aparte de ser el primero en poner en práctica la publicidad subliminal, Vicary también fue el primero en tirar humo con ella: los resultados del experimento habían estado alterados. Vamos, que se demostró que la publicidad subliminal puede afectar al comportamiento del consumidor, pero de una forma muy limitada.

Con el correr del tiempo la publicidad subliminal paso de ser algo completamente imperceptible a ser, progresivamente, algo guarro medio escondido: objetos que parecen tetas, penes, culos, o vaya uno a saber cuántas otras cosas más. Hay incluso seres muy retorcidos y perversos que dicen que a los hombres les gustan los coches Dodge porque su logo es una vagina, pero seguro que esa es la clase de gente que cuando llueve y tienen paraguas, igual caminan por abajo de los techitos de la calle haciendo que los que no tenemos nos mojemos (?).

 

publicidad subliminal

¿Lo veis? Eh? Eh?

A continuación os vamos a dar algunos ejemplos de lo que hoy llamamos publicidad subliminal, a ver si vosotros hacéis el mismo análisis que nosotros.

burguer king poublicidad subliminal

Mensaje guarro N°1. Si trataron de esconderlo, no se esforzaron mucho.

publicidad subliminal ketchup principe

Mensaje guarro N°2 (Ketchup Príncipe)

publicidad subliminal bice

«El pan es vida»… sutil, sutil…

publicidad subliminal

Otro ejemplo de lo que la gente llama subliminal. PERO SI LO ESTÁN HACIENDO CON LA INTENCIÓN DE QUE LO VEAS, JODER!

 

Ahora cambiemos, y en lugar de mostrar cosas súper evidentes que la gente llama subliminal, pasemos al otro extremo y veamos cosas que no están ahí pero la gente quiere verlas.

públicidad subliminal

Por supuesto que puede ser un reflejo de la luz, pero si le bajamos la luminosidad a toda la imagen, excepto a las partes que se nos salen de los coj*nes, esta pareja esta cogiendo un par de po**as!!!

Y ahora sí, la única pieza de publicidad subliminal real que encontramos, aunque la realidad es que no podemos confirmar que sea real porque no aparece en ningún vídeo y no pensamos pasar 9 horas viendo la trilogía solo para confirmároslo, sabrán entender.

publicidad subliminal Coca Cola

Si esto es real, Coca-Cola es cada día más grande…

 

Como habréis visto, mucho de lo que se habla sobre publicidad subliminal es mentira, pero para probar que todavía hay empresas que pueden hacer buenas publicidades subliminales, hemos decidido hacer una nosotros mismos. Podéis verla aquí, aunque probablemente no notéis el mensaje.

 

Si te ha gustado este artículo y/o nuestra publicidad subliminal compártela! sino tendremos que hacer otra para obligarte a hacerlo (?)

Gabriel de Donato

Redactor y creativo publicitario, especialista en SEO y en marketing de contenidos. Amante del fútbol y la música, paso gran parte del día desarrollando estrategias de supervivencia para el más que probable apocalipsis zombie.
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información