El Genuino Blog de Esgalla

Óscar Cabana: la humanidad, a tres colores de distancia

Hoy te mostramos la obra de Óscar Cabana, un artista coruñés que, con solo tres colores, es capaz de llevarnos de paseo a descubrir lo humano de las cosas.

La vida es conexión, y no hablamos de la conexión que te vende Jazztel cuando un tío te dice que la fibra óptica no es cara, sentado en el salón de una casa tan blanca, aséptica y sin alma que cancela, sin sonrojarse, lo humano de lo que debería estar vendiéndonos.

Cortemos con esto de filmar publicidades dentro de hospitales por favor.

No, cuando decimos que la vida es conexión nos referimos a la gente, a su forma de conectarse y formar lazos con otras personas, que dan lugar a una red tan grande e inconmensurable que ni siquiera precisa de tecnología para mantenerse viva: la internet somos nosotros, no los megas que corren a través de nuestros modems.

Ahora bien, ¿de dónde viene este inicio de artículo tan (casi) profundo? Básicamente del viaje que hicimos para elegir al artista coruñés del que hablaremos hoy: Óscar Cabana.

Como recordaréis, la semana pasada hablamos sobre Irene Sanjuán, y es desde ella de donde parte el artículo de hoy o, mejor dicho, del hecho de saber que cualquier conexión que pudiésemos hacer a partir de ella seguramente nos iba a llevar a otro artista por el que no solo valiera la pena, sino que incluso fuese necesario hacer este artículo. Así llegamos al taller creativo NO IMPORTA, un espacio multidisciplinar en el que convergen diversos artistas de la ciudad, entre los que podemos hallar precisamente a Irene como colaboradora, y a Óscar como miembro. Como podemos ver, la conexión en el mundo del arte sigue tan viva como siempre, como si no hubiese pasado ni un segundo de aquellos bares y cabarets parisinos de finales del siglo XIX y principio del XX en los que la bohemia francesa se reunía para compartir su arte, sus penas y su elevado gusto por la absenta .

Óscar Cabana

Con un gusto quizás más tendiente a una estrella bien fría que a una absenta con azúcar y agua, Óscar Cabana se nos presentó, a través de su obra, como un artista que recupera el valor humano de las cosas (ese que muchas veces es despreciado y hasta criticado) incluso cuando casi no hay rastro de personas en su trabajo.

Su obra no es estática, y esa es la primera conclusión que pudimos sacar al hacer un repaso por ella. Lo que originalmente eran espacios industriales, como vías de tren, refinerías o grúas, fueron mutando en ciudades en las que la gente queda relegada a un segundo, tercer o cuarto plano (o directamente ni aparece), mientras que son las construcciones las que cobran toda la importancia. Sus estudios de arquitectura probablemente tengan mucho que ver con esto, pero más allá de algunas características que pueden descifrar este perfil (marcados puntos de fuga, líneas que se escapan del final de la cosntrucción, etc) nosotros quisimos detenernos en otro punto de su obra: lo humano.

Cuando ves que la enorme mayoría de sus trabajos abandona por completo la presencia de personas en el cuadro, no es descabellado pensar en que no hay intento alguno por hablar sobre la humanidad de las cosas pero, contrario a esto, los trabajos de Óscar Cabana nos muestran, precisamente a través de la ausencia de personas, el desarrollo y la evolución de la humanidad, haciéndola inevitablemente participe de sus cuadros, incluso en la ausencia.

Por último (ya que nuestra interpretación de su arte tampoco es tan importante como para seguir retrasando el momento de mostrar su trabajo) haremos referencia a lo que probablemente salte a la vista de manera más simple: sus tres colores. Trabajando únicamente con negro, blanco y rojo, Cabana crea una estética que hace que cada una de sus piezas sea facilmente identificable con el artista, incluso si no se es un profundo conocedor de su carrera. Para muchos esto puede no ser demasiado trascendente, pero a nosotros nos flipa: alcanzar una impronta tan marcada es algo por lo que muchos artistas trabajan toda su vida y aún así no lo logran.

Ahora bien, seguramente ya estéis hartos de leernos y queréis ver el trabajo de este artista, así que sin más, os dejamos con algunas de sus obras.

Trabajo de Óscar Cabana

 

Obra de Óscar Cabana

 

Artista coruñés

 

Óscar cabana artista coruñés

 

Trabajo de un artista coruñés

 

El trabajo de Óscar Cabana

 

Óscar Cabana

 

Óscar Cabana

 

Óscar Cabana

 

Óscar Cabana

 

 

Si te ha gustado el artículo compártelo, y si te ha gustado el artista puedes encontrarlo en NO IMPORTA, c/ San Andrés 46.

Gabriel de Donato

Redactor y creativo publicitario, especialista en SEO y en marketing de contenidos. Amante del fútbol y la música, paso gran parte del día desarrollando estrategias de supervivencia para el más que probable apocalipsis zombie.
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información