El Genuino Blog de Esgalla

Facebook Workplace: ¡Temblad, equipos de trabajo!

¡Facebook se cuela en la oficina! Al menos, si lo usas para trabajar. Conoce Workplace, el último invento de la red social para empresas y profesionales.

facebook workplace

Uno de los dolores de cabeza más persistentes de cualquier empresa es cómo gestionar el trabajo en equipo eficazmente. Normalmente nos vemos obligados a utilizar herramientas «nuevas» que el personal no conoce o no está acostumbrado a utilizar, y tenemos que invertir tiempo y dinero en formarles. Facebook ha tenido un nuevo «momento Eureka» y el resultado es una nueva herramienta: Facebook Workplace. ¿Quieres saber que hay de nuevo, viejo? ¡Aquí va una pequeña guía!

¿Cómo funciona Facebook Workplace?

facebook workplace

Workplace promete que tu oficina va a molar así (simulación en entorno controlado).

El primer punto fuerte de esta nueva herramienta de Facebook es que desde el punto de vista de un usuario funciona exactamente igual que nuestro Facebook personal, lo que elimina casi totalmente la curva de aprendizaje. Tan solo necesitas “traducir” algunas palabras: donde antes teníamos amistades, ahora tenemos “Compañeros de Trabajo”; los grupos en los que procrastinamos con los coleguitas se convertirán en “Equipos y Proyectos” y nuestro Muro pasará a ser el tablón de contenidos de la empresa y de los compañeros de trabajo.

Técnicamente, tanto la cuenta de la empresa en Facebook Workplace como las cuentas individuales de cada trabajador están en un espacio independiente del Facebook personal y de la página de empresa, como si fuera otra aplicación con otra identidad. Esto significa que ni siquiera tendremos que tener una cuenta en Facebook para utilizarla. Ventaja 2: dejaremos de discriminar a aquellas personas que han elegido no estar en esta red social (que las hay, aunque parezca increíble).

¿Qué puedo hacer en Facebook Workplace que no pudiera hacer en Facebook?

Muy bien. Has hecho la pregunta del millón. Veamos: ¿alguna vez creaste un grupo para organizar algo? Una excursión con tus amigos, un proyecto solidario, tu boda… incluso algún tema laboral. Bueno, pues básicamente Workplaces te permite aplicar las dinámicas y herramientas de Facebook en un espacio profesional separado y seguro, que no invade ni interfiere con tu cuenta personal de Facebook. Eso sí…. ya sabemos que muchas veces el Facebook es una vil herramienta de procrastinar. Al funcionar igual, corres el riesgo de que tu Workplace también caiga en este vicio. ¡Sólo lo sabrás probando!

Para los usuarios-empleados no hay grandes cambios: puedes crear grupos con tus compañeros para gestionar un proyecto en concreto, chatear con ellos, hacer llamadas de voz y vídeo en directo, visitar sus Muros y reaccionar a lo que publican… la diferencia fundamental es que todo ello tiene como objetivo mejorar el rendimiento del trabajo en equipo dentro de un contexto profesional. Una cierta novedad son los grupos multi-empresa, en los que puede haber empleados de distintas compañías gestionando un proyecto común.

workplace by facebook

Captura de la sección de Admin (vía Workplace)

Ahora bien: si eres propietario de la empresa la cosa cambia. Para empezar, puedes aprovechar Workplaces para introducir a tu personal en esto la adopción digital y el trabajo en red con una herramienta que no les va a asustar, porque seguramente ya la conocen. Por otro lado, podrás analizar estadísticamente cómo se comporta tu comunidad y gestionarla de formas completamente nuevas. Ojo, esto no significa que puedas “espiar” a tus empleados. Eso está prohibido. No podrás ver lo que comentan en privado, ni acceder a sus cuentas. Pero sí analizar, por ejemplo, cuáles son los equipos y proyectos más activos, que tipo de contenidos comparten, etc, de forma parecida lo que haces con las estadísticas de tu Página de empresa.

Si te preocupa la seguridad y la privacidad, cosa muy normal cuando se trata de negocios, que sepas que Workplace ofrece un sistema de seguridad auditado por Ernst and Young y que sigue los estándares de la Cloud Security Alliance y otros organismos. En principio, la cosa parece fiable.

¿Cuánto cuesta una cuenta en Workplace?

Para tus empleados, nada. Para tí, propietario de la empresa, sí. Que te quede claro que esta herramienta es de pago. Una vez que abras tu cuenta de empresa, el precio se establece por usuario activo al mes, pero aplicando tarifas progresivas que buscan premiar el crecimiento de tu comunidad. Los 1000 primeros usuarios te saldrán a 3$ cada uno; desde el 1001 al 10.000 pagarás 2$/usuario/mes y de ahí para arriba te cobrarán 1$ usuario/mes. Lo de “activo” es importante, ya que no tendrás que pagar por ese empleado que está de baja o de vacaciones y no ha utilizado su cuenta.

Ejemplo absurdo made in Esgalla: ‘Churrerías Chulapa’ tiene un Facebook Workplace con 1000 usuarios activos. Tras descubrir la pasión de los uzbekos por los churros, las porras y el chocolate caliente, han abierto una división en Uzbekistán con 100 empleados nuevos (es decir, 100 usuarios activos más en Workplace). Al final de mes, ‘Chulapa’ tendría que desembolsar esta cantidad: (1000*3)+(100*2)= 3.200€/mes.

workplace precio

En la aldea gala pagan 3 sestercios por usuario/mes.

Los de Zuckerberg no son tontos y siempre nos ponen un anzuelo. En este caso, una prueba gratuita de 3 meses que te servirá para saber si esta es la herramienta que necesitas y si te va a merecer la pena invertir en ella. Para empresas pequeñas puede no ser lo más económico de entrada, pero ya avisan desde Facebook que su nuevo juguete puede sustituir a otras herramientas de trabajo compartido y ahorrarnos horas de formación, con lo que la reducción de costes puede llegar a compensar esta inversión sin desequilibrar tus cuentas. ¡Aprovecha tus 3 meses para valorarlo!

PD: ¡¡Ojo!! Si eres una entidad sin ánimo de lucro podrás utilizar Workplace de forma gratuita.

¡Hasta aquí el capítulo de hoy! Si os animáis a probar el Facebook Workplace contadnos qué os parece, si mejora la productividad de vuestro equipo o si, por el contrario, estáis ya en la fase de compartir vídeos de gatos y de pelis ochenteras.

Cris S. Marchán

Periodista reconvertida al popurri de lo digital. Soy friki del sol, de los gatetes, de las cosas que suenan a imposible, de Jordi Hurtado y de muchas series raras. Me alucina el mundo de las palabras. Cuando no estoy delante del ordenador escribiendo maldades, imagino finales posibles para Game of Thrones.
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información