El Genuino Blog de Esgalla

Damián Calvo: el futuro está cada vez más cerca.

Hoy repasamos el trabajo de Damián Calvo, un diseñador industrial cuyas creaciones nos muestran la mejor cara del futuro.

Damián Calvo

El futuro es algo incierto, y no hablo solamente desde el plano en el que no sabemos si mañana estaremos vivos o muertos (sí, me desperté trágico hoy, dejadme en paz), sino desde el punto de vista en el que realmente no tenemos ni la más puñetera idea de cómo será lo que nos toque vivir en tiempos venideros. Ejemplos de esto hay miles, ya que no son pocas las personas que han intentado adivinar el futuro sin éxito: desde los mayas, que ya fallaron prediciendo el fin del mundo unas 55 veces, hasta la película regreso al futuro, que no adivinó prácticamente nada (salvo los tenis que se ajustan solos, cosa que se inventó solo porque apareció en esa película, lo cual le quita su valor como predicción), son muchísimos los casos en los que alguien hace una apuesta sobre cómo será el futuro y pierde.

Pero ¿qué pasa cuando alguien sí puede ver el futuro, o que por lo menos lo intuye tan bien que nos da ganas de que efectivamente sea así? Pues que puedes cruzarte con cositas muy molonas como las que venimos a mostraros: hoy vamos a conocer el trabajo de Damián Calvo, un diseñador industrial y de productos coruñés que parece que entendió bien cómo debe ser el futuro.

Graduado en Diseño industrial y desarrollo de productos en la EUDI de la Universidad de A Coruña, Calvo desarrolla productos geniales que ofrecen soluciones funcionales con un elevadísimo nivel de atractivo visual que hace que nuestro niño interior grite “me lo pido!” cada vez que ve alguna de sus obras.

Cuando vemos estos productos vemos el futuro: abandonando la visión antigua de un futuro lleno de luces y colores brillantes súper horteras al estilo de Los juegos del hambre, Damián nos sumerge en un mundo donde la sencillez se hace norma y donde lo simple predomina. Vamos, que si vemos cómo se ha desarrollado la estética de los últimos treinta años es lógico pensar que este es el camino que seguirá el diseño industrial en tiempos venideros.

De claras líneas minimalistas y un curado sentido de la estética, este artista coruñés presenta artículos cotidianos que se convierten en piezas de arte sin que su belleza estética afecte a su funcionalidad. Con proyectos realizados en ciudades tan variadas como Ámsterdam, Copenhague o Shangai, Calvo ya ha dado hace rato el salto de calidad que se necesita para competir en las grandes ligas.

El tío se le anima a todo; desde muebles hasta coches y desde artículos de electrónica hasta un longboard ciberespacial (?), no hay límites para lo que este artista es capaz de crear. Con líneas sutiles que se repiten en todos sus proyectos, Calvo va forjando una firma de autor tan reconocible como atractiva. Ahora es solo cuestión de que la conozcas y empieces a desear estos productos de la misma forma que yo lo vengo haciendo desde que los vi por primera vez. ¡Ahí te van! Ah! Y recuerda visitar la página del artista para conocer más sobre él y mantenerte al tanto de sus nuevos proyectos.

Damián Calvo

Sí, esto es un teléfono. Flípalo.

Damián Calvo

Y esto un reloj, y lo deseo con un nivel de pasión tan alto que pondría celosa a mi mujer.

Damián Calvo Damián Calvo Damián Calvo Damián Calvo Damián Calvo

Espero que te haya gustado este artículo. Si así fue, no dudes en compartirlo!

Gabriel de Donato

Redactor y creativo publicitario, especialista en SEO y en marketing de contenidos. Amante del fútbol y la música, paso gran parte del día desarrollando estrategias de supervivencia para el más que probable apocalipsis zombie.
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más información